domingo, 1 de agosto de 2010

Mojandolo todo



Tendida, con los muslos como alas abiertas,

dispuestas al vuelo... me incitas, me invitas a viajar

por lácteas vías y negros agujeros

levemente desvelados por tú mano

que juega por pudores y sudores enjugando

entre pétalos de carne, el estigma de tu flor más desnuda.



Mojándolo todo...Volando por universos de licor.

Húmedas llamas

los labios que con tus dedos

delicadamente delatas, dilatas para mí,

mostrándome obscena, la cueva del milagro

por donde mana el líquido rayo de la vida,

incandescente fuente, lechosa lava,

salpicaduras de agua profunda que inunda.


Mi boca besando tus labios incendiados

se dispone a beber en tu cáliz de polen y licor

y, entre zumos y zumbidos de olas y alas,

libidinosamente libar el néctar

de la flor de tus mareas...

lamiendo la miel salada que te fluye

y quema mi lengua que vibra, lasciva,

entre savia y saliva.



Mis alas de cera

batiendo combatiendo tu fuego

en oleadas de ardientes espumas y plumas

e Ícaro volando tan alto, tan alto...

que a punto de entrar en el jardín del Edén,

fundido su vuelo por tu derramado sol,

cae, como el ángel exterminado,

al mar de los naufragios.

Mojándolo todo...volando por universos de licor.



Luis Eduardo Aute

4 comentarios:

Alfonso dijo...

Simplemente delicioso, desde luego si es una canción para sentir.

Besos muy cálidos querida orquídea.

Javi dijo...

Huelo tu aroma de flor excitada
recorro las colinas de tu cuerpo con mis manos
quiero sentirte húmeda y desesperada
tomar la miel de entre tus muslos
y caminar hacia la gloria sin secretos.

Besitos preciosa.

Rubén Darío dijo...

Exquisito, como tu..

Abrazos

Darío.

Brisa dijo...

Tanto placer, tanto sentimiento...
Las canciones decifran nuestros anhelos.

Hermosa en verdad!!

Un enorme abrazo Orquídea.