martes, 12 de abril de 2011

El arte de la sensualidad






La sensualidad, lejos de ser un instinto, es algo que se aprende, la mayoría de las veces, por imitación, pero también soy de la opinión de que muchas veces es un don innato en muchas personas. Para poder ser sensual necesitas estar en armonía con tu interior, tener confianza en ti misma y sentirte bien con tu forma de ser.


La sensualidad es una postura ante la vida es una forma de relacionarnos con los demás en todos los aspectos, no necesariamente buscando un encuentro sexual. Lo interesante es que cualquier persona puede ser sensual si se lo propone, lo único que necesita es tener su autoestima alta y saber expresarse a través de los sentidos de manera asertiva. Con estas dos herramientas provocarás reacciones en las personas que te rodean. Y los beneficios de ser notada son muchos: desde el gusto que puedan sentir las personas cuando están a tu lado, hasta la satisfacción de sentirte deseada por el simple hecho de saber cómo mirar o tocar a tu pareja.




Despertando el deseo


Una persona sensual es aquella que provoca atracción o reacción en los sentidos de otra. Pero, para cautivar a tu pareja no sólo es necesario que sepas utilizar tus sentidos, también debes tener en cuenta otros aspectos de tu persona que conforman el concepto de sensualidad: tú forma de ser, de vestirte, hablar y moverte.


Tu forma de ser denota quién eres realmente y de dónde provienes. Es importante que aprendas a conocerte y logres confianza en ti misma para llegar a ser una persona sensual.




A través de tu vestimenta las personas juzgan tus gustos y preferencias. Pueden definir rasgos de tu persona y, en algunos casos, hasta tu profesión. Es importante que poseas un estilo propio y no te esfuerces en "producir" uno determinado para agradar: lo más seguro es que termines por sentirte incómoda y los demás lo noten.


Aquello de que "por la boca muere el pez" suele ser bastante cierto. A través de tus palabras y tono de voz indicas datos adicionales que pueden ir desde tu estado de ánimo hasta tu nivel cultural. Recuerda que ser educada, culta y sofisticada son atributos de una persona sensual. Otra cosa que debes tener en cuenta es la modulación y dicción: por lo general, las personas que hablan muy duro o rápido suelen provocar tensión en quienes las rodean.

Saberse mover es todo un arte. Si tus gestos son bruscos y secos, seguramente inspirarás más apatía y torpeza que amor. No olvides que tu imagen exterior es lo primero que la gente ve y que no importa cuán interesante sea tu manera de ser, lo que digas o tú forma de vestir: si no combinas este conjunto de cosas con los gestos adecuados, nunca despertarás la curiosidad en los demás.





El yin y yang de la sensualidad


Tanto mujeres como hombres pueden explotar su sensualidad. Sin embargo, muchas personas tienden a asociar el comportamiento con el género femenino exclusivamente. Lo ideal es que el hombre sepa que ser sensual no implica afeminamiento. Si bien la sensualidad femenina es más delicada, evidente y aceptada socialmente, el hombre posee su propia forma de expresarla: ser viril, galante, caballeroso y educado son algunas de las características que todo hombre sensual debe poseer.


Además, la sensualidad masculina viene dada por una confianza bastante grande en sí mismo que le permita expresarse con soltura y sentirse bien con su forma de ser.

6 comentarios:

Dante dijo...

Una lectura interesante. Sobre todo hablando de la sensualidad masculina que también existe. Lo dicho, muy interesante.
Un saludo.

GudèLu dijo...

La diferencia enorme entre la sensualidad femenina y la masculina es q a ellas les sale sola, les viene de nacimiento... de serie.Para nosotros es un extra que tenemos que prepararlo más.

A tus PIES

TORO SALVAJE dijo...

Más buenos consejos excelentemente explicados.
No me quedan dudas sobre lo que es la sensualidad.

Besos.

Fernando dijo...

Buenos dias, Soy Fernando y su blog me lo ha recomendado una amiga en comun. Veo que ha sido buena la recomendacion.
Interesante esta entrada y muy de acuerdo con ud. salvo en lo que cualquiera puede ser sensual, hay gente que por mucho que lo intente, no lo sera nunca.
Un placer.

Orquídea dijo...

Bienvenido Don Fernando encantada de tener su presencia y que le guste mi pequeño rincón.

Saludos desde la distancia más corta

Shang Yue dijo...

esencial eso de "sentirse bien con uno mismo", las inseguridades se transpiran más fácilmente