sábado, 14 de abril de 2012

Dulce agonía





Átame, pero no me dejes marchar…
Átame y ámame.
Átame para sentir aquello que no está permitido.




Átame, pero átame cerca de ti… Dulce  agonía…
Átame en silencio, al atardecer.
Átame  desnuda y sedienta de tus besos.







Átame a Tus deseos, Átame a tu voluntad.
Átame para mirarte  y sentir que me das la paz,
 el sosiego, la confianza, el placer  y amor sincero.










6 comentarios:

Kayla dijo...

Hay ataduras que dan más placer que la misma libertad.

Un abrazo cósmico ( o dos).

Fernando dijo...

Una declaración maravillosa.
Besos amiga.

Yemaya dijo...

Me encantan esas ataduras, son de las que no deseas desprenderte nunca.
Precioso.
Besos y susurros dulces

Sheol13 dijo...

Hay ataduras que simplemente nos liberan. Un abrazo.

Lunna dijo...

Hay veces que no son necesarias las cuerdas para establecer dulces, pasionales y fuertes ataduras.

Te felicito tambien por tus tres años de blog.

Deseo aprovechar la oportunidad que me brinda tu post para darte las gracias por acercarte a mi rincón, para celebrar a mi lado los tres años de “Agua de Lunna”.

A todos y a cada uno de vosotros quiero agradecer, personalmente, vuestro cariño y compañía; sois una de las principales razones para continuar aquí, compartiendo sueños, vivencias, locuras…vida.

Gracias una vez más por tus palabras de felicitación.


Besos.

Lunna.

Siab MiprincesaAzul dijo...

Ese atar que excita el alma...
Excelente escrito!
un abrazo ♥