martes, 16 de junio de 2009

Tus manos




Hoy no quiero pensarte más
Hoy estoy sedienta de ti





Quiero que tus manos reemplacen a las mías, que me regalen obscenidades, que me provoquen placer.






Que tus dedos me arrebaten orgasmos y tu lengua se impregne de mi rocío.
Hoy quiero que sean tus manos y no las mías las que me hagan naufragar en tu paraíso perdido.





2 comentarios:

J. eMe. dijo...

Y es mi lengua la que al beberte va abriendo lentamente tu puerta, siendo mis dedos los que, después, traspasan y riegan tus humedades. Impregnada ya de tu dulce y ardiente rocío te abres a mi invitándome a hacerte mi morada...

J. eMe. dijo...

Y después, serán tus manos las que liberarán mi veneno sobre tu piel...