domingo, 26 de julio de 2009

Mi fantasía contigo

Aproveche el fin de semana para ver comercios y entrar en varios de ellos, después de mirar en varios sitios me decido por ir a comprarme algo de lencería, cuando suena mi móvil.
¡¡Eres tú!!


Mi niño travieso - te digo, ¿Que haces tan pronto despierto?
Pensaba que estaría haciendo Mi Dama
Pues entrando ahora mismo para comprarme algo de lencería, ¿te gustaría ver como me la pruebo?, ya sabes que soy muy morbosa, y hacerlo en los probadores de unos grandes almacenes es algo que tengo aún pendiente contigo.



Sin pensártelo me dices, espérame solo 20 minutos, y estoy a tu lado.

Aprovecho para ir mirando varios modelos, para tener el tiempo suficiente de hacer realidad mi fantasía, sin el temor de que nos puedan pillar, uffff solo de pensarlo ya estoy excitada.

Corsés, sujetadores, medias, bustiers, voy cogiendo todo aquello que pasa por mis manos, esperando que pase el tiempo y llegues a mi lado.




Entretenida en mis elecciones, no me percato de tu llegada, y te acercas silencio para susurrarme al oído, ¿ya tienes todo Mi Dama?
Mmmmm sentir tu aliento en mi cuello, hizo que soltara un pequeño gemido, algo que te hizo excitarte.



Ya esta todo listo mi niño travieso, me volteo hacia ti para besarte mientras mi mano se dirige a tu entrepierna, y puedo notar ya una pequeña erección, y notar tu cuerpo estremecerse al tocarte.


Nos dirigimos a los probadores, me gustan los de estos grandes almacenes, pues son los únicos que aún tienen puerta.
Una vez dentro, suelto toda la lencería que llevo en mis manos, no hay tiempo que perder.
Pero no pienso desnudarme, eso te lo dejo a ti, me gusta sentir las yemas de tus dedos rozando mi piel, cuando me desnudas, me pone muy excitada.
Solo quiero que uses las manos para el vestido, lo demás quiero que me las quites con la boca, sabes que es algo que me hace explotar.

Despacio, lentamente me vas despojando el vestido dejándolo caer lentamente por mis hombros, mientras me acaricias, suave, mi cuerpo se estremece.



Estoy de espaldas a ti, tus manos bajan por mis brazos, llegando a mis caderas.



El vestido cae al suelo, con tus dedos acaricias suavemente mis pezones que están excitados.



Me volteas hacia ti, solo dejo que uses tus manos para desabrochar mi sujetador, lo demás lo devora tu boca, suave, lento, pero con precisión, poniéndome muy excitada sentir el calor de boca en mi piel, bajas lentamente para quitarme las brasileñas.




Te paras en mi entrepierna y sin quitarlas empiezas a pasar tu lengua por mi sexo, mis braguitas están ya muy mojadas por la excitación, siento tu lengua rozando mi clítoris, y quiero más, bajo mis manos para quitar mis braguitas pero tu las apartas, -No rompas el juego, me dices, tu lo querías así, y así será.




Sigues jugando y pasando tu lengua por encima de mis braguitas, poco a poco me vas despojando de ellas, haciendo interminable este sufrimiento tan placentero. Vas bajándolas lentamente por mis piernas, a la vez que las acaricias con tu lengua, dios que placer.



Te agarro la cara y te acerco hasta mi boca, que te besa desesperadamente, ansiosa por sentir tu lengua ardiente impregnada por mis íntimas esencias, nos fundimos en un abrazo interminable mientras nos besamos con desarmada pasión.



Pero ahora me toca a mi, mientras te voy besando suave pasando mi lengua por tus labios, y apartándome cuando quieres besarme, ya sabes como me gusta ese juego - del si pero no, me excita muchísimo, alargar los besos, hacerte sufrir, esperando que nuestros labios se fundan y nuestras lenguas jueguen apasionadamente.
Mis dedos poco a poco van desabrochando tu camisa, mientras mis manos acarician tu pecho ya casi desnudo y mi boca busca tus pezones para acariciarlos con mi lengua y darles pequeños mordiscos suaves, que te hacen gemir, me excita oírte.



Bajo para quitarte los pantalones, desabrocho la cremallera con avidez, puedo notar que estas ya muy excitado, bajo tus pantalones hasta quitártelos, y ya mi boca esta enredada en tus slips, mordisqueo tu miembro por encima de ellos, mis manos me ayudan a ir bajándolos poco a poco hasta que surge de ellos, tu hermoso pene, me clama, quiere que lo tome en mi boca, pero aun no, déjame jugar un rato, te acaricio con mi lengua tus testículos suave, tiernamente, para meterlos en mi boca y devorarlos, mientras mis manos acarician tu pene, cada vez mas grande mas hermoso esperando que mi boca lo devore, y lo acaricio con mi lengua, solo rozarlo, suave, besar tu glande y poco a poco ir lamiéndolo entero, haciendo círculos con mi lengua, mojándola entera con mi saliva, sintiéndote a ti gemir, en voz baja, pues podrían oírnos.



Noto que estas a punto de estallar, pero el juego no ha hecho mas que empezar.
Subo por todo tu cuerpo, acariciándolo con mi lengua hasta llegar a tu boca, y jugar con nuestras lenguas, tu boca busca mis pechos, mis pezones están muy excitados esperando que los devores, tu lengua juega con ellos, mientras tus manos bajan por mi abdomen, hasta llegar a mi rosita, que esta ya muy húmeda, tus dedos la acaricia suave, buscando mi clítoris, que esta esperando que le des placer, con un dedo te dedicas a el mientras que otro lo introduces dentro de mi vagina, haciendo que gima, voy a explotar, quiero sentirte dentro de mi.



Me giras espaldas a ti, y haces que me agache, acaricias mi rosita que esta deseosa de tenerte dentro, esta al limite, pero quieres seguir jugando, y metes solo la punta de tu pene, haciéndome gemir, desesperada por sentirte enteramente dentro, sacas y vuelves a poner solo la punta, dios que placer, así seguimos unos minutos, hasta que, que me susurras al oído, cuanta hasta tres y será tuya, 1, 2, no me dejaste terminar, me penetraste de repente, haciéndome gemir de tal manera que pensé que nos descubrirían.




Así empiezas un ritual de entrar y sacar suave, lento, para ir subiendo el ritmo, siento como te vas mojando poco a poco de mis fluidos, quiero gritar, pero no puedo, nos descubrirían, - no pares amor sigue, quiero más de ti, siento que voy a estallar, pero esperarte y terminar juntos, y sigues cabalgándome, - no puedo más amor, me dices, con tu respiración entrecortada - te digo amor, yo ya estoy lista, y te abrazas a mi espalda, estallando los dos juntos en un hermoso orgasmo.




Agotados y con nuestros cuerpos aun temblorosos, nos unirnos en un largo abrazo, y fundir nuestros labios en un largo y dulce beso.


1 comentario:

J. eMe. dijo...

Me haces vibrar.

Imaginarte y...